Hemos vuelto

Desde que cerramos la tienda física hemos echado de menos cada momento: el contacto diario con vosotras, las nuevas colecciones, la ilusión de cada nueva marca y cada colección…Por estas fechas hace justo un año que colgamos este cartel:

cierre-amiaire

Estos años en amiaire {detrás del olivo}, habían convivido las marcas de ropa y complementos que traíamos de fuera, junto con otras marcas que diseñábamos y fabricábamos nosotras.

Desde siempre, por la influencia de nuestra madre, pero también de nuestro padre, hemos sido un poco “mujeres del Renacimiento” como dice mi amiga Peces. Durante estos años, hemos ido creando marcas, unas más grandes que otras, en las que producíamos cosas que nos gustaban. 

La primera de esas marcas, en 2011, fue Dilectus Meus. Una marca de velas y productos artesanos que recogían los olores de Monegros, y tomaban el nombre y la inspiración del logo de una de las pequeñas capillas de La Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes. Desde entonces hemos fabricado velas de todos los tamaños, con pedidos especiales para celebraciones como bodas, bautizos y comuniones:

La segunda marca, en 2013, fue Oxymoron Madrid. La creó un amigo como un proyecto de fin de carrera, y nos unimos a él cuatro amigos más, que por aquel entonces trabajábamos juntos. Se trataba de colecciones atemporales, que se reeditaban cada ciertos meses. Distribuíamos los zapatos en dos de las tiendas más bonitas de Madrid, Le Marché aux Puces, en Fernando VI, y en Mini Shop; y los zapatos salieron en editoriales de las principales revistas de moda del país.

La última colección fue una colaboración con Palomo Spain, y por cosas de la vida ahí quedó la aventura. Por eso de Oxymoron Madrid solo queda una pequeña muestra que podéis encontrar en el Outlet, de los zapatos de hombre más bonitos y cómodos que hayáis visto jamás (y a precios increíblemente rebajados).

La tercera marca, en 2016, fue En Papier. Pequeñas joyas que mi hermana, Andrea, diseñaba y creaba con una maestría increíble. Al final resultó que os encantaron, y que aún después de cerrar la tienda física, nos escribíais para ver dónde podíais comprarlas. E incluso algunas tiendas nos pidieron venderlas en las suyas, cosa que no nos pudo hacer más ilusión. Por eso hemos seguido diseñando y produciendo nuevas piezas que podéis ver y adquirir aquí.

Y por último, durante el confinamiento, mi hermana de nuevo, puso en marcha algo que llevábamos muchos años hablando, Pindol. Una preciosa marca de productos, principalmente juguetes y complementos personalizados, que habéis acogido con mucho cariño, tanto como el que pone ella en cada uno de ellos.

Es por ello que volvemos. Pero no con una tienda física como nos gustaría, sino online (a prueba de pandemias 😉 ). Para poder compartir con vosotras estos productos que con tanto cariño diseñamos y producimos, y algunos más.

Gracias por seguir dejarnos formar parte de vuestras vidas.

Andrea y Azu