22 cosas que hacer mientras esperas el avión o el tren

-1999897-1480635048.640x0c


¿Te vas de puente? Visualiza esto lady: vas corriendo al aeropuerto/estación de tren, tienes la batería del móvil tiritando…y para colmo de males, has decidido no imprimir y has elegido la opción “billete en el móvil”. Todo lo que necesitas es que aguante hasta la puerta de embarque.

Llegas, pasas, resoplas. Te dejas caer en la fila de butacas como en el sofá de casa, exhausta. Pero ahora es cuando te das cuenta de que tienes que responder “ese email” que no te ha dado tiempo en la ofi y del que depende tu puesto. Necesitas dos cosas más: enchufe y wifi en el avión (….cri…cri…cri…).

Te das cuenta que (ya te vale no saberlo de antemano) los de Ryanair no tienen wifi, ni enchufes,…y hasta te hacen pagar por el aire que respiras. No hay tv, ni series, ni pelis, ni nada de nada, más allá de la sirena hortera que hacen sonar al aterrizar y la lotería que hacen vender a sus pobres auxiliares de vuelo.

Estamos tan enganchadas a la tecnología que no sabemos qué hacer cuando no la tenemos. Sin embargo ves a las personas mayores súper felices, con sus libros, sus sudokus, etc. y piensas, este viaje va a ser muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuyyyyyyy largo.

Tranquila. Tenemos la solución. O mejor. Las soluciones. Probablemente para este viaje ya no te sirvan, pero para el próximo aprendes seguro. Apunta todo esto para tu próximo viaje:

SOLUCIONES PARA MANTENERTE OCUPADA

  • Llevar un libro. Uno que compres en el kiosko de la estación, uno que te hayas llevado de casa, o alguno del Kindle.
  • Ver una nueva serie. Elige esa serie que llevas semanas queriendo ver y descarga la primera temporada en tu iPad o PC.
  • Escucha un podcast. Unas charlas de TED siempre son inspiradoras mientras ver pasar nubes por la ventanilla.
  • Jugar a la baraja. Si viajas acompañada, un buen guiñote siempre es el mejor plan. Y si vas sola…aprende un juego para ese por si acaso J
  • Tomar un “algo”, lo que sea. Sí, volar es mucho más divertido en plan diva de peli con la copa en la mano (y te lo digo yo que no bebo alcohol ni para brindar, pero es que he visto muchas pelis).
  • Jugar a ver formas en las nubes. ¿Esta idea te ha dejado pensando que soy tonta, eh? Cuánto tiempo llevas sin jugar a eso, es realmente divertido. Yo he vuelto a descubrirlo gracias a mi Inès.
  • Escribir postales. ¿Cuánto haces que no escribes una? ¿sabes la ilusión que les va a hacer a tu familia y amigos una postal navideña? Pues eso, nada más que añadir.
  • Planificar tu próximo viaje.

SOLUCIONES PARA SER MÁS PRODUCTIVA

  • Hacer una lista de pros y contras. Lo más probable es que tengas un dilema en la cabeza sobre algo…Pues venga, tómate tu tiempo, que no tienes nada más que hacer, y toma una decisión antes de aterrizar.
  • Aprender un idioma. Los aviones no hacen milagros, tampoco te flipes. Pero con las gracias, buenos días, adiós, y quiero no sé qué…, ya te vale para circular al país al que te estés escapando.
  • Organizar el bolso. Parece una leonera, pañuelos sin usar fuera del paquete, la tarjeta de crédito y el dni fuera de la cartera, monedas sueltas, un sugus, tickets de cosas que has ido comprando…ya. Creo que ya te he dado unas cuantas razones.
  • Pintar. Sabes que quieres probarlo, pero nunca encuentras tiempo. Lo de pintar mandalas es un rollo mindfulness que funciona. Nunca querrás aterrizar.
  • Planear algo. El cambio de decoración de tu casa, una cena, un cumpleaños sorpresa, los modelis para la siguiente semana, o una nueva idea de negocio.
  • Editar tus fotos de Instagram. Que luego las subes así tal cual y tu perfil deja de ser cuqui. Venga, a cuidar tu imagen.
  • Escribir tus recuerdos del viaje. Anota lo que has vivido, pensamientos…y guarda estos recuerdos para siempre.

SOLUCIONES PARA CUIDAR TU SALUD

  • Ponerte una mascarilla. ¿Te da vergüenza? Cuando te la quites la vecina de asiento se morirá de envidia. La piel se deshidrata en los aviones. Y seguro que a Preysler lo hace. No necesitas más razones.
  • Estirar las piernas. Levántate y da un paseo por el pasillo.
  • Beber agua. Ya te he dicho antes lo de la deshidratación…
  • Aprender a meditar. No hay mejor momento para intentar la meditación que cuando no tienes nada que hacer durante un buen rato.
  • Escribir una carta o un correo electrónico sincero. Las emociones se intensifican cuando vuelas (debe ser el miedito…), así que aprovecha la oportunidad para expresar tu gratitud a alguien, escribir una disculpa, o dejar que alguien sepa que te importa.
  • Comer saludable. Llévate fruta o algo. Nunca comas lo que te dan en los aviones a no ser que tengas la suerte de viajar en business, y aún así…
  • Si todo lo anterior falla, duerme. 

P.D. Aprender cómo preparar la perfecta maleta.

amiairesiempre

Amiaire es una tienda con mucho encanto...pero sobre todo con un estilo que la hace única. ¿Todavía no la conoces? ¡Entra y te la presentamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *