Aniversario de boda {¡ya ha pasado un año!}

306


Aviso que hoy traigo un post largo…largo cual reportaje de Telva Novias…

Hoy estoy especialmente contenta. Tengo mil marrones y fuegos que cerrar, pero como es el cumple de mi padre, y vengo a contaros que hace dos días fue nuestro aniversario de boda, el día aunque lluvioso cambia.

Hace ya casi dos años, en un post sobre “reflexiones sobre las bodas“, recogía una cita que me hizo pensar: “Me gustan las bodas religiosas. Me gustan las bodas civiles. No me gustan las bodas de no creyentes que se casan en la iglesia porque el vestido luce más y el novio puede llevar chaqué”.

Cuando Mr. P, rodilla al suelo y anillazo en mano me dijo que me casara con él me emocioné, por supuesto le dije que sí, y nos echamos a llorar los dos. Realmente ya estábamos casados desde hacía más de un año. Habíamos ido a firmar al Juzgado un 26 de diciembre, y a tomar chocolate con churros después. Pero yo sabía que para él era importante.

171

Cuando el párroco de la iglesia donde hicimos el expediente en Madrid, me preguntó por qué quería casarme por la iglesia (nos conoce perfectamente y conoce a Inés) le contesté: “por amor a Mr.P”. Él me dijo: “y por amor a Dios, ¿no?”. Y me quedé callada…justo en ese momento recordé la frase: “No me gustan las bodas de no creyentes que se casan en la iglesia porque el vestido luce más y el novio puede llevar chaqué”. Le dije que ya estábamos casados, pero que para Mr.P no lo estábamos hasta dar este paso, y que por eso lo hacía por él. Quedó satisfecho.

La siguiente pregunta fue: “¿Cuál de los dos es vasco?”, “¿por qué os casáis en Hondarribia?”. Y le dije: “Él a medias, la otra mitad andaluz como los de la peli. Nos casamos allí porque es un sitio en el que siempre somos felices”. De nuevo quedó satisfecho con la respuesta, así que ahí terminó la conversación.

224

Teníamos iglesia, una ermita a la que me llevó Mr.P en mi primer viaje a Fuente con un párroco que nos cae genial. Y teníamos restaurante, el sitio donde preparan la mejor torrija del mundo y con la que he pedido a Pablo que me entierre…así que todo lo demás lo dejé. Para Mr.P no era importante lo que no fuera la ceremonia, y yo, pese a lo que me gusta montar saraos lo fui dejando por falta de tiempo…

…y lo dejé tanto, que casi no tengo vestido. Además solo quería un vestido. Cuando no tenía ni intención de casarme en lo único que pensaba de una boda era en vestido, cualquiera de Laure de Sagazan. Así que llamé a Flor de Ashoka y pedí cita. La cara de Tita el día que le dije que faltaban cuatro meses fue un poema, pero me dijo que no había problema y conseguí el vestido que siempre quise tener.

34

Como aunque sea un desastre soy muy apañada…el vestido de Inés no fue un quebradero de cabeza, le había comprado un faldón de bautismo “crecedero”, así que fue el vestido perfecto a juego con el mío.

36

De nuevo todo lo demás lo dejé para última hora pensando “no hay bodas feas si la gente es feliz“. Así que como íbamos a hacer desplazar a todo el mundo, solo hice las cosas relacionadas con que mis amigos disfrutasen: banquete a su gusto, y un dj que pusiera lo que le dijeran.

Y un mes antes las prisas: que si Inés no está vestida, que si no tengo zapatos, que no tengo ramo, habrá que poner flores, que si, que si,…mi hermana me regaló el Diario de la Novia de Petite Mafalda, que ¡no veáis lo que ayudó! Por lo menos tenía todos los pasos para no dejarme nada.

82

Empecé por los pies. Vi en Telva Novias unos zapatos verdes (¡sí, verdes!) de Malababa. Por supuesto estaban descatalogados, pero al cabo de los días me llamaron…habían encontrado un par en un 40 que tenían por ahí (calzo un 38) pero milagrosamente fui a probármelos y quedaban perfectos.

37

Me acordé entonces de los zapatos de Inés, que aunque andaba como un patito, le encargué unas bailarinas de ballet, a juego de las de su prima Marieta para que entrasen juntas a la iglesia. Dos cosas menos.

183

Mi madre y mi hermana, que me dan mil vueltas en lo que a organización se refiere tenían todo mucho más controlado.

38

Cosas como las arras (prestadas por mi hermana, regalo de comunión de mi tía), o el cojín y la liga (artesanía pura hechas por las manos de mi hermana a encaje de bolillo) las tenían ya preparadas.

78

Por cierto, si os gustan el cojín y la liga las prepara por encargo (ver contacto aquí). También a última hora los recordatorios, verdes como los zapatos, e iguales que los de mi amiga María que os enseñaba aquí.

velas-dilectus-meus-bodas

Recordé las flores…se casaba una chica antes que yo, que viendo que era un desastre me dijo: “¿Tu quieres flores fuera? Como yo no quiero fuera tú te encargas de esas y yo de las de dentro, había pensado en flores blancas”. Me dije perfecto, una cosa menos.

Compramos cerezos de flor japoneses, olivos y flores silvestres en el vivero, forramos las macetas con papel kraft y liza y todo listo (sí, todo la tarde de antes, apurando…). Por cierto, que uno de los cerezos japoneses lo dejamos en la iglesia, y Lucho (el párroco) no contento con plantarlo, se tatuó el cerezo en flor en el brazo…pero esa es otra historia. Fue memorable este hombre, como siempre.

181

Ya solo quedaba el ramo. Lo encargué en Zinnia, una floristería de Irún que me recomendó la fotógrafa Pilar Toro (todas las fotos del post son suyas). Con solo decirles que quería un ramo como si lo acabase de arrancar del monte, supieron crear lo que tenía en la cabeza.

272

Y hablando de cabeza…eso fue lo último.

Alguna vez os he contado que mi cuñada tiene una empresa de tocados Tu Toque, así que se encargó ella tanto de los de las niñas como del mío, aunque finalmente yo llevé solo unas cuando flores sacadas del ramo. ¡Las flores de almendro quedaron genial en plena primavera!

coronas-flores-tu-toque

Tu Toque se encargó también de casi todos los tocados que había en la boda, tanto de las mayores como de las niñas.

Y no me preguntéis como pero al final logramos tener todo a tiempo…y llegó el gran día.

57

77

Tengo que decir que yo estaba nerviosa, Mr.P lloraba, pero lo de mi padre…no cabía en sí.

89

“Papá, Mr.P va a llevar chaqué…está empeñado…tú deberías llevar también…”. “Hija mía, yo lo que me digáis”, y claro, con la percha que tiene no podía estar máaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas guapo. Me va a matar cuando vea la foto, pero es que hoy es su cumple, así que aprovecho y le hago un homenaje :)

 

121

El único mal sabor de boca de la boda fue que Inés se puso malita…ella que tiene una salud de hierro, pero que con tanto mareo, tanta gente, tanta vuelta debió pensar “con lo tranquila que estoy yo en mi casa”.

Pero ahí estaban mis padres, que valen un valer, y a quienes quiere con locura tanto que no se separó de ellos en toda la boda.

Y hablando de querer con locura…menos mal de ella. “Tata has hecho tal cosa…has encargado tal otra…qué desastre!, qué desastre! me estás poniendo nerviosa. Menos mal que yo no me casaré nunca…”. Y fue la sensación de la boda (me va a matar por esto), pero es que iba de guapa…Sus horquillas de golondrinas en el pelo de Srta. Bolitas causaron furor, y qué decir del vestidazo amarillo “que es muy amiaire” como decían todas, pero que no lo era porque como sabéis no tenemos vestidos de fiesta. Era una preciosidad de Hoss Intropia (o Intropia como se llaman ahora, aunque para mi siempre serán Hoss).

197

Por supuesto me llevé Aragón al País Vasco, no podía faltar S’ha feito de nuey en la boda, jota que por cierto acabó cantando un niño de La Voz Kids que resultó ser nieto de los joteros…¡qué cosas!

167

Y al salir de la iglesia por supuesto un aurresku regalo sorpresa de un primo de Pablo que nos encantó, ¡que estamos en Hondarribi!

224

Fue un día de mucha emoción, y del que me quedo con lo bien que lo pasamos, comimos y disfrutamos. Y sobre todo lo feliz que hizo a Mr.P.

“Agradecida…y emocionada…solamente puedo decir…” gracias a todos los que hicisteis el esfuerzo de venir hasta aquí y hacernos inmensamente felices.

220

Cómo se os ha quedado la cara con tanta foto…¿cómo a nuestra Inés de la Provence? jeje

Hablando de fotos. Para los que tengáis un evento a la vista, os recomiendo un fotógrafo espectacular Nacho Paúl. Sí es amigo mío, sí es cariño fraternal, pero es que es muyyyyyyyyyyyyyyyyy bueno. Así que ya sabéis. Si tenéis sarao a la vista, queréis hacer fotos de vuestros peques, embarazo, etc. es vuestro hombre.

Nos vemos por aquí en un par de días. Para las que no habéis participado, recordad que tenemos abierto un concurso maravilloso! Todo esto puede ser vuestro entrando aquí y siguiendo las instrucciones:

sorteo-dia-de-la-madre

 

amiairesiempre

Amiaire es una tienda con mucho encanto...pero sobre todo con un estilo que la hace única. ¿Todavía no la conoces? ¡Entra y te la presentamos!

4 thoughts on “Aniversario de boda {¡ya ha pasado un año!}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *