Propósito III: Leer más {qué leer este otoño}

lenceria

Dentro de los propósitos de este otoño, junto a los dos que ya os he contado (I – Ser menos cuqui en redes sociales y II – Comenzar la operación pibón), está el de leer más. Desde que nació Lucas, y con la baja maternal, me ahorro las dos horas al día de transporte público (bus + metro) y por tanto de lectura, que tengo cada día para ir a trabajar. Aunque por supuesto no las echo de menos, sí que echo de menos tener un ratito para leer, así que pensando en que a mi baja le quedan solo dos meses, y en los largos otoño e invierno que nos esperan, he seleccionado la lista que de libros con la que me haré tarde o temprano.

Ya os contaba un día los libros que tengo en casa, y los que tiene Inès (que ahora también son de Lucas), y os hablaba de que mi hermana me decía que tengo un montón de libros que no se leen…

Los de hoy son para leer, para ver y para decorar, porque son todos bonitos a morir…Hay dos cosas que compro por la etiqueta, una cosa son los vinos, y la otra los libros. Y aunque no parezca no es falta de criterio, es que confío en que nadie, nadie, que apueste por el buen diseño, sea capaz de hacer un mal producto (o de publicar un mal libro).

Bueno, aquí va la primera recomendación, “Hurra”, de Ben Brooks, de Blackie Books, una de las editoriales que más cuida el diseño de los libros. THE GUARDIAN ha dicho de él que «Nadie entiende mejor el mundo de hoy que Ben Brooks.» Tiene otros dos libros, también publicados por esta editorial que podrían entrar fácilmente en la lista: “Crezco” y  “Lolito”.

hurra

Siguiendo con la misma editorial, “El universo en tu mano”, de Christophe Galfard, el mejor discípulo de Stephen Hawking, y uno de los divulgadores científicos más renombrados del planeta.

810C1y2NIeL

Otra más de Blackie Books y ya termino con ellos por hoy, “La poesía de los números”, de Daniel Tammet, un tipo que tiene diagnosticado el “síndrome del sabio”: puede aprender un idioma en una semana, y recitar decimales del número pi durante cinco horas (por eso le dieron un Guinness). De pequeño resolvió que, si conseguía reunir suficientes recuerdos y someterlos a un patrón estadístico, podría predecir el comportamiento de su madre. Los números primos poseen para él la belleza de la poesía. Cada mañana se sienta en su escritorio y se pregunta: ¿y si…? Una pregunta que todos nos deberíamos hacer cada día…

813MuR2CFpL

Ahora a por los de cocina, otra de mis pasiones como sabéis, tengo muchas esperanzas puestas en este libro, cocina y Audrey, no puede salir mal.

audrey

Y si de alguien soy fan a morir es de Mimi Thorisson y su blog Manger. Consigo todo lo que publica porque no solo son buenísimas las recetas. Las fotos que hace su marido de los platos, la mesa, etc. son adictivas. Hasta el 1 de octubre de sale a la venta, pero por si acaso ya lo he encargado.

mimi

Hablando de cosas bonitas…”The Golden Age of the Botanical Art”, de Martyn Rix. Uno de esos libros que no puedes dejar de mirar durante horas.

botanical

Y para terminar, una lectura muy amiaire, “La insólita pasión del vendedor de lencería”, de Asako Hiruta. Una comedia romántica completamente disfuncional que te enseña cómo la ropa interior puede salvarte la vida…

lenceria

¿Qué váis a leer vosotros este otoño? Encantada de que lo compartáis!

PD. Las fotos son de Amazon y de Verónica Algaba.

amiairesiempre

Amiaire es una tienda con mucho encanto...pero sobre todo con un estilo que la hace única. ¿Todavía no la conoces? ¡Entra y te la presentamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *