Reflexiones sobre bodas {Sofá Amarillo}

no-hay-bodas-feas-3


Siento ser pesada con el tema, pero el otro día leí un post de Indara de El Sofá Amarillo que me hizo reflexionar sobre el tema de las bodas.

Un día hablando de esto con mi amiga María (la que se casó el mes pasado y que regaló estas velas tan chulas), me dijo que había ido a una en la que la novia había marcado paso por paso lo que tenía que pasar, que casi no dejaba ni decir un “¡Vivan los novios!” a los invitados, y que hasta le pidió al novio que escribiese un discurso sobre ella!…

Yo entiendo que uno pueda llegar a agobiarse con las barbaridades que pueden llegar a hacer sus amigos en una boda (miedo me da lo que maquinan los míos cada vez que se casa alguien), pero vamos a ver, mientras no se pasen y los novios lo pasen mal (hay que asegurarse de que no vaya a ser así que es su día), hay que dejar que la gente disfrute.

Así que una cosa está clara, como dice Indara: “No hay bodas feas si la gente es feliz”. Os transcribo a continuación, tanto el texto como las fotos son de su post.

Ahí queda. ¿Qué opináis vosotras del tema?

Este año una de mis novias, unas semanas antes de la boda, intentó advertirme. No te asustes con mis amigos y con mis primos, son un poco brutos. La vi un poco angustiada por la familia de él. Hablamos, me contaron, les conté, y después pensé que tenía que hacer un post.

Me gustan las novias que siempre quisieron ser princesas con faldas gigantes de capas y capas de tul. Me gustan las novias hippies con sus vestidos de encaje y de pedrería. Me gustan las novias chic con sus vestidos de manga larga y espalda abierta. No me gusta la que siempre fue princesa pero se pasa al vestido lánguido porque “lo veo más fino y quedaré mejor” mientras se imagina bailando con la falda abullonada que nunca se va a poner.

no-hay-bodas-feas-7

Me gustan las bodas religiosas. Me gustan las bodas civiles. No me gustan las bodas de no creyentes que se casan en la iglesia porque el vestido luce más y el novio puede llevar chaqué.

no-hay-bodas-feas-2

Me gustan los novios que entran al comedor pegando saltos y dándolo todo con una canción movida. Me  gustan los novios que entran de la mano con una canción lenta y saludan con una sonrisa. Me gustan los novios que se escaquean, entran con todo el mundo y aquí no ha pasado nada. Me gustan los que brindan con champán, y me gustan los que brindan con un botellín de cerveza. No me gustan los novios que se mueren por darlo todo pero “a ver qué van a pensar los amigos de mi padre”. No me gustan los novios a los que les da pavor el momento entrada pero pasan por el mal trago porque “todo el mundo lo hace”.

no-hay-bodas-feas-3

Me gustan las bodas en las que los invitados se levantan y agitan la servilleta, que gritan “vivan los novios” y “que se besen” y se acaban besando los novios, los padrinos, los hermanos, los abuelos y toda la mesa presidencial entre carcajadas. Me gustan las bodas en las que todos los invitados cenan tranquilamente con animadas conversaciones y sin grito alguno. No me gusta cuando los novios advierten a su grupo de amigos de que se estén callados. No me gusta cuando los invitados están cohibidos por miedo a no estar a la altura. No me gusta cuando la familia del novio lo da todo y la de la novia los mira con desprecio. Y al revés.

no-hay-bodas-feas-5

Me gusta cuando el padrino se levanta en el brindis y dice unas palabras preciosas que hace emocionar a todos. Me gusta cuando un amigo habla y cuenta historias divertidas de la adolescencia con los novios y todo el mundo se ríe. Me gusta cuando nadie dice nada y todo transcurre con normalidad. No me gustan los “por favor, Arturo, no digas ninguna tontería en nuestra boda”. No me gusta cuando los novios obligan a un invitado a decir unas palabras sabiendo que lo va a pasar mal.

no-hay-bodas-feas-4

Me gusta cuando los novios quieren obsequiar a sus invitados con un detalle. Me gusta cuando no quieren regalar nada en absoluto. No me gusta cuando la madrina impone su regalo porque para eso es la madrina.

Me gusta cuando la novia abre el baile con su padre. Me gusta cuando lo abre con su marido. Me gusta cuando bailan despacito. Me gusta cuando han preparado una coreografía loca. Me gusta cuando se escaquean, igual que con la entrada, y no hay baile. No me gusta cuando bailan porque hay que bailar. No me gusta cuando bailan un vals mientras se quedan con la espinita de hacer el indio por el qué dirán.

no-hay-bodas-feas-1

Me gustan los novios que no beben. Me gustan los novios que no dejan la copa un segundo. Me gustan los que ponen una barra de Möet y los que piden al cátering jarras de kalimotxo. Me gustan los que acaban la noche tal y como salieron de casa. Me gustan los que acaban en la piscina. No me gustan los que están amargados durante la fiesta manteniendo la compostura. No me gustan las novias que no bailan porque se despeinan y las que no dan besos por el maquillaje.

no-hay-bodas-feas-6

No voy a decir “sé tú mismo”, eso se da por sentado. Pero a todos nos importa un poco lo que piensen de nosotros, todos queremos agradar. Pero no dejéis que lo que opinen los compromisos os importe más que lo que opinen los amigos cercanos.

Sois los anfitriones, no hagáis ni permitáis que nadie se sienta mal, incómodo o inferior en vuestra boda. La clase y la educación no es hacerles un gesto de silencio con la mano a la mesa de tus primos. Si invitáis a alguien, es para que os acompañe, con todas las consecuencias. Nadie hace nada con intención de molestaros ni de dejaros en ridículo. Y si lo hace de forma intencionada, a lo mejor lo que tenéis que plantearos es si queréis invitarlo a la boda. Confiad un poco en el saber estar de vuestros invitados. Si tu boda es muy protocolaria, sabrán estar a la altura. Y si no, que os importe un pito. Más bailar y menos tontadas. Se celebra el amor. Punto.

amiairesiempre

Amiaire es una tienda con mucho encanto...pero sobre todo con un estilo que la hace única. ¿Todavía no la conoces? ¡Entra y te la presentamos!

0 thoughts on “Reflexiones sobre bodas {Sofá Amarillo}

  1. Pingback: Qué os hemos contado este mes {octubre} | amiaire {detrás del olivo}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *